De Guatemala a Guatemejor




Nayla Funes, es una chuncana de Villa Dolores, los roqueros del valle la conocen, seguramente, porque ella y su familia atienen en Crisalida Rock. Otros la conocimos y compartimos su curiosidad por las letras, el latín y la filosofía.

Ella nos cuenta sus vivencias en Guatemala, nos describe paisajes, culturas y experiencias que y al final de la historia nos deja un hermoso mensaje a todos los habitantes de Traslasierra y una mini galería de fotos sin desperdicio.

Amanece en Tzununá: por un lado, la montaña (un óleo amarillo cadmio); por otro, el Lago Atitlán; cascadas; Neflix; ojos chocolate y su voz como La Paz. Una cabañita de bambú bien arriba en la montaña. Al balcón lo decora la copa de un Jocote y vos. Y así,  la mañana guatemalteca me levanta con besos en inglés, con mimos, con el trino de un quetzal, el gato, los perros y con una taza de Corazón de Trigo y miel.

Tzununá nos recibió con cacao, por eso empiezo así. Esto es como el Amor: pura endorfina, feniletilamina y oxitocina recorriendo tu cuerpo. Cada paso es parte de una danza de seducción…

En San Marcos, en “La Paz”: Benjamín, “La Joya Syamantaka” del lugar  (esa que el dios del Sol le regaló al rey Satrajit, una joya poderosa que diariamente producía 77 kg de oro) nos encontró en esta aventura y fue luz en los plúmbeos días lluviosos de octubre. Actualmente trabajamos allí como Facilitadores en Psicología Transpersonal.

Cuando llegas a San Marcos, una calle angosta y empedrada se da contra un centro deportivo y una iglesia y una escuela y contra la gente de todos colores. Por allí se bifurca el pueblo en sus campos de café, jocote, maíz y frijol.

El pueblito es tránsito de Tuc Tuc  (taxis como motonetas tipo triciclo) y las ruedas muelen la tierra de los baches como arándola, pues todo es fértil, por todos lados brota alguna flor.

A prima facie, por la calle que se parte en dos, creo ver a una muchacha de corte arco iris con una gran canasta en la cabeza; a una anciana cargando leña; a unos niños vendiendo atole; otros, tortillas calientes… Pero sólo lo creo, porque los miro pero estoy ensimismada en mis propios pensamientos. El asombro me invita a imaginar a la muchacha subiendo el escalón del otro lado, dando un mal paso y a la canasta, esa gigante que va como de sombrero, cayéndose y desparramando aguacates (paltas) por el suelo…

Quisiera contarles cómo llegamos acá, pero siento que se haría muy largo, la cosa es que estamos…

Con Damián Frigerio, en Ciudad de México, comenzamos un proyecto educativo: #EntrarEnAlpha. Es un proyecto sobre neurociencias y terapia Transpersonal. Nosotros estamos investigando y practicando constantemente.  Como muchos saben, en Traslasierra, nos formamos con la Dra. Alicia Agüero en Psicología Transpersonal, y practicamos, en su Centro, Respiración Holotrópica desde 2006 (www.psicoholo.com). Desde hace más de un mes, en Guatemala, estamos desarrollando sesiones de “Respiración Chamánica” cuya base teórica es la técnica de hiperventilación con música puntual creada por el Dr. Stanislav Grof (Respiración Holotrópica) pero con varios ajustes. La “Respiración Chamánica” facilita a los pacientes explorar su psiquis y liberar emociones reprimidas, entre otras cosas. También estamos brindando una formación gratuita a docentes de una escuela pública en técnicas de Programación Neurolingüística.

¿Qué más? Ahorita me encuentro a la par de la ceiba, un árbol sagrado para los Mayas, considerado indestructible, que conecta al cielo con el inframundo y, al mismo tiempo, une al dios de los vientos y las lluvias.

En “La Paz”, un Eco Hotel fundado en 1993 aquí en San Marcos, me encontré al antropólogo guatemalteco Carlos Barrios, conversamos un buen: le preguntamos sobre la ceremonia del cacao, sobre el Calendario Maya, sobre los Olmecas, sobre sus libros. También en La Paz conocimos a Aumrak, una “Sibila Maya”, Chamana (www.aumrak.com). Con ella entramos a nuestro primer temazcal aquí y estamos conociendo más acerca de la cosmogonía mesoamericana: rituales, ceremonias… “un chingo” de cosas.

Hay mucho para contar, ya veré como ir resumiendo en las siguientes oportunidades. Cierro este breve artículo contando rápidamente que los problemas con el agua potable en México y aquí son increíbles, y cada vez que tengo que comprar agua me acuerdo del culiado de mi vecino lavando el auto, regando el asfalto, derrochando y derrochando…

Para Traslasierra: cuiden el agua, valoren el agua potable, defiéndala, amen el Río de los Sauces, amen los ríos, cuídelos, ámenlos, háblenles como nuestras abuelitas a las plantas…en fin.

 

Galería de foto