La ciudad de Quines, en el norte puntano, fue el escenario de una increible muestra de solidaridad popular
El inmenso poder de una tapita




“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, dicen que dijo Arquímides para explicar que con el uso de la palanca se podía multiplicar la fuerza. Pero también aquella expresión suele aplicarse metafóricamente como: “dame una razón, o un motivo y lograré aquello que parece imposible”

Corazones tapiteros

Y así como el punto de Arquímides, la idea de que una “tapita” puede mover las conciencias del mundo aparece como una utopía. Sin embargo desde hace mas de 15 años desde la Fundación Garrahan se insta a recolectar toda tapita plástica las que luego son vendidas para reciclar y los producido se compran los necesarios insumos y aparatos terapéuticos y se administra la Casa Garrahan, hogar transitorio de las familias y niños del interior que deben ser tratados en ese nosocomio.

Aún cuando muchos desconocen quien fue el Dr. Juan P. Garrahan (*), ese apellido resuena como una gigantesca campanada que convoca a miles de compatriotas a sacar de circulación toda tapita plastica y acopiarlas en botellas, bidones o bolsas (todo de plásticos) a la espera de la convocatoria, que en el caso de norte puntano y Traslasierra se realizó, mayoritariamente, en plazas publicas de diversas localidades. Entonces, al menos en la Chuncania (noroeste y noreste de Córdoba y San Luis, respectivamente) quienes realizan esas acciones pasan a denominarse “tapiteros o tapiteras”, neologismos que se emparentan, inexorablemente, con la solidaridad.

Generosidad sin límites

Raquel Velazco – Solidarios Ruta 20

 

Este año, el cierre del año “tapitero” en la provincia de San Luis, se programó en Quines, merced a la voluntad de Raquel Velazco, una motera adicta a la confraternidad se puso al hombro la organización de tamaña empresa. Y allí fue que convocó a sus amigos moteros de la región y se rompió la frontera entre San Luis y Córdoba. Desde la Traslasierra cordobesa, Corazones Tapiteros de Villa de Las Rosas, Mina Clavero, Villa Sarmiento y Villa Dolores, entre otras, unieron sus esfuerzos y como las crecientes, que siempre buscan el oeste el caudal de tapitas, fue a desembocar a ciudad de Quines. En Villa Dolores, la agrupación MotoCóndor, tuvo una relevante participación en la promoción de la recolección en distintos barrios de Villa Dolores y localidades vecinas. En tanto que desde el Valle del Conlara participaron la agrupación “Desde San Luis sumando corazones” (Santa Rosa) apodados “Los negros” por el color de remeras con que se identifican sus integrantes, en su mayoría jóvenes

Con el aporte de Ivette Campot, referente del Programa de Reciclaje de la Fundación Garrahan, Raquel Velazco y sus “Solidarios Ruta 20” se constituyeron en anfitriones del cierre provincial trasformando a Quines en la capital tapitera puntana.

Fiesta de la solidaridad

El sábado 6 de octubre la Plaza Lafinur de Quines se colmó de solidaridad en torno a una fiesta popular a la que fueron arribando agrupaciones moteras de los cuatros punto cardinales. Llegaron también referente y voluntarios del Programa de Reciclado de la Fundación Garraham, de varias provincias.

Luego de acto protocolar en donde el Intendente de la ciudad, Oscar Macías brindó la bienvenida a los especiales visitantes, hablo Raquel agradeciendo la colaboración de todos aquellos que aportaron sus tapitas y tiempo libre. “¡Vamos a cargar..!” fue lo ultimo que dijo a “grito pelado”, y de inmediato se comenzó a formar el pasamanos en el primero de los camiones que en corto tiempo fue colmado de tapitas que nunca van a contaminar el paisaje.
Mujeres, hombres, niños, ex pacientes del Garrahan, todos eslabones que con una increíble sonrisa y permanente buen humor afrontaban esa tarea que terminará beneficiando al prójimo.

30 toneladas de amor

Con una ruidosa caravana motera se anunciaba la partida de cada camión que desde la rotonda del acceso sur era despedido con muestras emoción mientras empezaban a desandar la hacia el sur la ruta 146 en busca de la ruta 7

con destino a Buenos Aires.

Los tres camiones semi remolque, puestos a disposición gratuitamente por las respectivas empresas, trasportaron un total de 30 mil quilos de tapitas marcando un nuevo record.

Desde la rotonda podía verse la aterradora columna de humo producto de los incendios forestales que asolaron es fin de semana a la provincia de San Luis.

Habiendo partido el ultimo camión, y limpiado la plaza sobrevinieron los emocionados abrazos como afirmación que la misión se había cumplida. Entonces alguien encontró una tapita y de inmediato se dio comienzo a la campaña “tapitera” 2018.

Desde Chuncania.com iremos dando a conocer los distintos puntos de recolección y acopio. No tire las tapitas vaya guardándolas. Sea Ud también un Corazón Tapitero… Le aseguramos que vale la alegría!

Ivette Campot y Patricia Gavilán nos dan mayores datos de esta campaña siempre sigue

 

GALERIA DE FOTOS


(*) Breve biografia del “Dr Juan P. Garrahan

Fue un médico pediatra argentino. Nació en Buenos Aires el 24 de septiembre de 1893 y falleció en la misma ciudad el 3 de abril de 1965. Egresó de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires en 1915 con diploma de honor.

Se desempeñó en la maternidad del hospital Rivadavia, en el hospital Rawson, en el hospital de Clínicas, fue jefe del Departamento de Puericultura del Instituto de Maternidad de la Sociedad de Beneficencia.

Dicto la cátedra de Clínica Pediátrica, y fue miembro de honor de las sociedades de pediatría de París, Madrid, Montevideo y Río de Janeiro.

Publicó varios libros: Medicina Infantil (1921) , Tuberculosis en la primera infancia (1923), Raquitismo (1939), Acrodinia (1946), Lecciones de Medicina Infantil (1949-1953), La Salud del Hijo (1955); La Pediatría: ciencia y arte (1958) y Terapéuticas y Profilaxis en Pediatría (1949).

En 1979 y en su honor, la Secretaría de salud Pública de la Nación (Argentina), le puso su nombre al Hospital Nacional de Pediatría.

Fuente: Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Pedro_Garrahan)