Importante aporte para difundir la figura y obra del Cura Gaucho
El Legado de Brochero




Organizado por alumnos del CENMA Villa Dolores, se realizó el pasado martes la actividad pedagógica cultural denominada “El Legado de Brochero”.

La actividad consintió en la exposición, desde tres distintos puntos de vistas,  sobre la vida del inminente Santo serrano.

El panel de disertantes estaba compuesto por José Luis Serrano (actor y músico), Miguel A. Ortíz (periodista, docente y autor del libro El Santo de los Pobres) y Enrique Maldonado (ex párroco de San Pedro y actual Jefe Comunal de Chancaní).

Luego de la bienvenida ofrecida por el Director de la casa de estudios, Prof. Hernán Agüero, la ProfSilvia Montivero, que oficiaba de maestra de ceremonias, explicó la mecánica de las exposiciones y valoró el empeño puesto por los jóvenes en la actividad que se trona en un re descubrimiento de la figura y obra del Cura Brochero

 

Santo para todo el mundo

Miguel Ortiz se posicionó como un no creyente, al que le tocó dar la buena noticia del Cura Brochero. En ese sentido lamentó que los medios capitalinos (provinciales y/o nacionales),generalmente,  prioricen la publicación de tragedias en los pueblos del interior y en cambio no visualicen los aspectos positivos de estas comunidades.

Consideró al Beato desde la imagen del hombre que fue “salvador de almas, pero fundamentalmente de cuerpos” en referencia al efecto dignificador que tuvo la labor de Brochero en su feligresía.

Dijo que en el transcurso de su investigación para su libro “El Santo de los pobres”, fue descubriendo datos de la época que contextualizan la dimensión de la tarea que debería afrontar el Cura José Gabriel. “Cuando Brochero llegó al Curato del Oeste” -dijo- “se calcula que el 90 por ciento de los habitantes era analfabeto

Mas adelante utilizó una analogía futbolera cuando lo calificó como “un formidable comunicador y formador de equipos. Y mientras armaba el equipo construía el estadio” – dijo,  haciendo referencia a la prolífica obra publica con el que Cura Gaucho pretendía la promoción humana de sus vecinos.

 

Hay que Brocherizar

José Luis Serrano, a su turno comentó que fue en la Cantata Brocheriana en donde fue conociendo conociendo aspectos que no había descubierto o valorado cuando chico. La obra de Carlos Difulvio, basada en la investigación de Efrain U. Bischof, tiene para Serrano un valor destacado entre los elementos para difundir las acciones del futuro Santo.  También recordó a Mons. Ido Ricardo Ricotti, quien lo invita a participar de una de las Semanas Brocherianas y desde entonces se declara un peregrino de Brochero poniendo su arte a disposición de esa tarea.

El creador de Doña Jovita, consideró que el cura debió tener  “buen humor.” y agregó “ vio una luz y no se le dio por esconderla” refiriéndose al compromiso comunitario de sacerdote.

Hay que Bocherizar” -dijo- interpretando ese neologismo como el verbo que significa la acción  difundir las virtudes y obras de Cura Gaucho.

 

Un actor que organizaba la vida de la comunidad

Por su parte Quique Maldonado, prefirió dar testimonio de cómo Brochero influyó en las distintas etapas de su vida. Comenzó recordando los almuerzos en el seminario menor de Las Tapias, en donde el Padre Donato en donde se leían obras de la literatura universal y también de la historia de la iglesia. Uno de esos textos fue “El Cura Brochero, un Obrero de Dios” de Efraín Bischoff. Luego su conocimiento se profundizaría en el Seminario Mayor con un audiovisual que lo marcó.

Posteriormente, y ya ordenado sacerdote, Maldonado es nombrado párroco en Villa Cura Brochero, la antigua Villa del Tránsito en donde el Cura Gaucho vivió sus últimos días y en donde te tocó anunciar la aprobación del milagro que despejaría el camino hacia la beatificación del Cura. Tiempo después le asignan la parroquia de San Pedro, el primer destino de Brochero.

Estando allí es el responsable de dar atención espiritual a los pobladores de  Chancaní, una de las localidades más olvidadas por los planes de los gobiernos provincial.

Teniéndolo a Brochero viviendo en la misma casa, su ejemplo, me llevó a tomar la opción que asumí como Jefe Comunal de Chancaní”

Una serie de actividades preparada por el alumnado contribuyeron a resaltar algunas de las virtudes de Beato en un ameno juego del que participaron activamente panelistas y público asistente.

La nota musical la aportó Jose Luis Serrano con la canción “Medio Siglo y algo más” que describe la celebración de las Bodas de Oro del matrimonio de Teresa Fonseca y José Eligio Reinoso, quien fuera ahijado y bautizado por el mismísimo Cura Brochero, según el relato del artista.

 

GALERÍA DE FOTOS