A 34 años de la Guerra de Las Malvinas - Mariano Velasco - Combates en primera persona
El intrépido derribado por la “Intrepid”




El jueves 27 de mayo de 1982, el clima en la base Aérea de Río Gallegos se presentaba sin fenómenos significativos. En tanto que en Malvinas había un “claro ilimitado en horas de la mañana, con paulatino aumento de la nubosidad baja y mScorpionMCRVBlueandRoyaledia, visibilidad superior a veinte kilómetros”, según prometía el Servicio Meteorológico, que sólo funcionaba para fines militares.

Desde la noche anterior, el comando de la Fuerza Aérea Sur, al mando del Brigadier Luis Guillermo Castellanos, había comenzado a bombardear las posiciones que las tropas inglesas habían ganado en la zona del Establecimiento San Carlos.

Entre las tantas aeronaves que se enviaron la zona, estaba el el A4B Skyhawk comandado por el Primer Teniente Mariano Velasco, el mismo que dos días antes había hundido el HMS Coventry.

En esta oportunidad, la misión era bombardear la planta refrigeradora del Establecimiento San Carlos.
Alrededor de las 15, despvelasco-0-San-Carlosegaron los aviones y luego del reabastecimiento en vuelo, fijaron rumbo hacia Malvinas.
El siguiente registro es un detallado relato de esa operación.

El Primer Teniente Velasco es derribado a la hora que en Malvinas comienzan a perderse las luces del día. Luego de la eyección y de restablecerse del shock, a pesar de tener uno de sus tobillos muy lastimado, Velasco decide caminar procurando llegar a una base amiga instalada en Puerto Yapeyú (Port Howard). Las adversidades que debió afrontar descubriendo en él capacidades desconocidas hasta entonces.

 

 

EL RESCATE

Luego de caminar por dos noches, el Primer Teniente Velasco, encunetra al amanecer del tercer día una construcción a la cula se va acercando con cautela.
El hallazgo de un refugio donde se guareció y en donde las horas implicaron llevaron a momentos de reflexión sobre las vicisitudes de la guerra y sus consecuencias. La spera de una ayuda que vendría de manos de kelper y un encuentro  inesperado con un nativo que 30 años despues volvería a ingresar en su historia e vida. El traslado al continente, en el encuentro con sus camaradas en Río Gallegos y el posterior traslado la base de Villa Reynods, su hogar, y el emocionado encuentro con su sfamilia, son parte del relato en narrado en el siguiente  registro.