Villa de las Rosas - Guasmara
Multitudinario cierre del Motoencuentro Traslasierra




Con la presencia de más 1400 motos, cerró el sábado 9, la edición 2016 de encuentro de motos más importante de la región.

Motociclistas de los cuatro puntos cardinales llegaron con sus bagajes de anécdotas y sed de compartir momentos con los afectos cosechados en las rutas.

Muchas son las historias que evidencian la pasión de quienes participan asiduamente de estos encuentros. Un motociclista salteño sufrió la rotura de su moto días antes de la partida programada y la reparación no iba a estar a tiempo, razón por la cual hizo su arribo en auto “No me lo iba a perder por nada” -le escucharon decir en el acceso al balneario Guasmara.

La presencia femenina es cada vez más numerosa. La mayoría de las mujeres que llegan lo hacen acompañando a sus parejas pero año tras año se suman aquellas que lo hacen montando sus propias máquinas.

Hay casos en que vecinos que ignoraban mutuamente la afición del otro, terminaron reconociéndose, no sin sorpresa, en algúno de los motoencuentros que se realizan durante el año.

Ese es el caso del El Pela y La Gringa, una pareja de la ciudad de Córdoba, que se conocieron hace dos años en un encuentro y desde entonces ruedan juntos las rutas.

 

Dios los cría y la Ruta 9 los junta

Uno de los grupos que asisiteron fue el del la agrupación “El tajo” organizadores del Motoencuentro Ballesteros que se realizan cada Marzo en Villa María. Conformado por jóvenes muchachos y chicas, se integra desde ciudades y pueblos zurcados por al ruta 9.

El Laucha y Ayrton nos dieron sus impresiones sobre el encuentro, y sobre el paisaje que los maravilla.

 

Las marianas

Mariana López, es oriunda de Traslasierra, más precisamente de Villa Sarmiento, localidad donde habitan sus padres y a la que siempre regresa, ya que vive y trabaja en la ciudad de Córdoba.

Es Licenciada en Ciencias de la Educación, ejerce como docente, enseñando a niños de primer grado, trabaja en un equipo de investigación sobre prácticas docentes, se prepara para emprender una maestría, pero siempre tiene tiempo para cultivar lo que considera su mayor pasión: el motociclismo.

Ferviente admiradora de Valentino Rossi, Mariana, ha personalizado su moto, una Brava 125, a modo de homenajes hacia “Il Dotore” o “The Doctor”.

La moto ha sido modificada de modo tal que, no sólo su color rosado, remarca el toque femenino sino que las formas, especialmente el guardabarro trasero, asemeja una falda larga.

Además de llevar las marcas de las garras de Monster en la parte superior del tanque de nafta, el número 46, que recuerda al que identifica al heptacampeón del Moto GP. En el costado izquierdo del tanque y con letras multicolores se lee “The Marian”, como la denominara su dueña El nombre es una apología de la rebeldía y un testimonio de pertencia a esta tierra chuncana. Es que en traslasierra, es habitual referirse a las personas anteponiendo el artículo determinado según corresponda el género del nombrado. Así pues, Mariana, sería La Mariana. (The Marian, en ingles).

Las Marianas, llaman atención, ya no sólo en los motoencuentros, sino en las rutas y ciudades que pasa en sus recorridos, porque en el mítico mundo de los “chicos malos de camperas negras” rompe con aquellas creencias negativas a cerca del ambiente motociclista.

En el siguiente video Mariana nos cuenta sobre su moto, su admiración hacia Valentino Rossi, de como se integró a los motoencuentros y sobre el apoyo que recibe de su familia.

GALERIA DE IMAGENES