Será el primer santo cordobés y transerrano. Se hizo chuncano y su pueblo lo amó.
El Santo que llegará en primavera




A 176 años del nacimiento del Cura José Gabriel del Rosario Brochero, el Vaticano anunció finalmente, que su canonización se concretará el día 16 de octubre de 2016 en la capital del catolicismo mundial.
La tan esperado noticia coincidió con la llegada de la 19° Cabalgata Brocheriana, que este año convocó alrededor de 500 jinetes y aproximadamente 200 caminantes, quienes durante cinco días transitaron una de las rutas que el futuro santo utilizaba para llevar a sus paisanos a los ejercicios espirituales en la capital provincial.
Aquella experiencia contribuía a estrechar los lazos sociales de los participantes y a reconocerse miembros de un colectivo con un destino común.
Lo que para el Vaticano demandó más de cien años, para los vecinos contemporáneos del cura sólo les llevó dos. Es que al cumplirse el segundo aniversario de su muerte, aquellos que participaron en la vida del Señor Brochero, decidieron poner su nombre al pueblo lo abrazó en su muerte.
DSCN4078-2Luis Miguel “Vitín” Baronetto*, es uno de los tantos biógrafos que tiene el futuro santo y a quien entrevistamos para explorar otras facetas del personaje.Cura_Brochero_1883_conjunto_chica
En su documentado libro “Brochero por Brochero” (Ed. Lumen 2001), Baronetto, desde su peculiar perspectiva, nos describe un Cura Brochero transculturado a la tradición y costumbres serranas. El inconmensurable amor del cura por su pueblo, a quien le dedica la vida ocupado en la promoción humana integral como medio de alcanzar la dignidad, y la devoción de su gente que no dudó jamás en la santidad de ese hombre, que aunque pequeño, se proyectaba con dimensiones de grandeza.
La entrevista con “Vitín” Baronetto tuvo lugar en “Los Morteritos”, un paraje próximo a la Comuna de Panaholma, a la vera de unos de los caminos trazados por el mismísimo Brochero y que bordea el río conectando a los pueblos desde Mina Clavero hasta Ambul.
Fue cuando andaba tras los pasos del Cura Gaucho, que nuestro entrevsitado quedó fascinado por el paisaje y poco tiempo después echó raíces en ese lugar, a orillas del río Panaholma. Su casa es  modesta pero pensada para recibir a familiares y amigos. Así lo atestigua la galería que domina la construcción y en donde se dispone una larga mesa cuya cabecera ocupa el paisaje.

Vitin

Vitín habla de Brochero

En el primero de los audios, Baronetto evoca el primer contacto con la memoria del Cura. La sorpresa de aquel niño que encuentra que en una misma sala de la casa parroquial coexistían la partida de nacimiento del Beato y la propia. El reconocer en las calles polvorienta de Santa Rosa de Río Primero el mismo piso que ambos pisaban. En fin la existencia de uno y otro en los mismos espacios y en tiempo distintos. cura-brocheroLos intentos por maquillar la imagen y la idiosincracia del Cura, llegando al extremo de editar fotografías para hacer desaparecer el cigarro armado que fumaba el Beato, incluso la pretensión de censurar su modo hablar, que no era ni más ni menos, que el modo de hablar del pueblo.

En el segundo audio, Baronetto destaca la humildad de Brochero, imagesquien logra asimilar las costumbres de su nuevo destino al tiempo que lo desvela la precariedad con que se desarrolla la vida en el valle. El Cura encuentra en los Ejercicios Espirituales un medio de conversión pero también la experiencia de cruzar de las Sierras Grandes con un numeroso contingente, significaba la posibilidad de convivir comunitariamente en un ambiente poco amigable, y en donde cada miembro del grupo reconocía en su prójimo a un solidario colaborador. Con esta práctica se fortalecían los lazos sociales. Las cualidades de organizador social de Brochero le otorgan una posición de liderazgo incuestionable y logra el apoyo incodicional de sus feligreses.

Durante el repliegue de las fuerzas federales, Brochero apela a la250px-huarpe_member pacificación mediante la inclusión, en abierta oposición al gobierno que intentaba el disciplamiento social a travéz de sangrientas represiones.
El fusilamiento de José de los Santos Guayama (caudillo regional y lugarteniente del Chacho Peñaloza, primero y luego de Felipe Varela,) mientras Brochero tramitaba su indulto, significó para el Cura una triste y pesada frustración.

100_3839Las relaciones de Brochero con el poder político eran fluídas y siempre buscando favorecer el bienestar de su comunidad.
Templos, que además de centro religiosos eran nucleos de socialización; La Escuela de niñas la Casa de Ejercicios Espirituales, el acueducto, caminos y su aún vigente proyecto del ferrocarril, fueron sueños y logros gestados por el sacerdote y compartidos por la comunidad.
Hasta sus últimos días, Brochero indagaba sobre el mantenimiento o evolución de sus obras.

Mas allá de los milagros atribuidos al Cura, en las personas de Nicolás Flores y Camila Brusotti de San Juan, son las cualidades de humanas de entrega incondicional lo que genera la respuesta del pueblo para con su pastor, guía y líder al que trascendiendiendo la muerte siguen pidiéndole gracias.

Cabe aclarar que el primer santo oficializado por el Vaticano y nacido en Argentina fue San Héctor Valdivielso Sáez, también conocido como San Benito de Jesús (1910-1934), que a los cuatro años fue llevado por sus padres a España donde fue ejecutado durante la Revolución de Asturias, previa a la Guerra Civil Española. Fue beatificado el 29 de abril de 1990 por el papa Juan Pablo II y canonizado el 21 de noviembre de 1999 por el mismo pontífice. Pero el Brochero el primero que nació, vivió y murió en la argentina

 

* Argentino. Nació en 1949 en Santa Rosa de Río Primero (Córdoba). Cursó estudios de filosofía y teología en el Seminario Nuestra Señora de Loreto (Córdoba). Fue dirigente vecinal en los años setenta y, tras estar detenido durante la última dictadura militar, continuó como dirigente sindical bancario. Fue director de la revista Tiempo Latinoamericano y del Centro de Formación en la Casa Mons. Angelelli (Córdoba).
Secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba. Publicó tres libros, Reportajes a Mons. Angelelli (1988), Vida y martirio de Mons. Angelelli (1996) y Brochero por Brochero (2001), además de diversos trabajos sobre el Cura Brochero en diarios y revistas del interior argentino.