En el texto, institución, apela a la autoridades a fin se realicen tarea preventivas racionales, ante eventuales crecidas del Río de los Sauces.
Pre-Venir ONG emitió comunicado.




prevenirHan transcurrido siete meses desde que PRE-VENIR ONG realizara un reclamo público ante la situación que sufrieron Córdoba y varias provincias en el verano-otoño pasados como consecuencia de las crecientes de ríos y arroyos luego de intensas precipitaciones. Si bien en nuestra zona más cercana no hubo consecuencias severas, pudimos observar los riesgos a que quedaron expuestos numerosos habitantes y sus pertenencias en distintos puntos de Traslasierra.

Sin embargo, vemos con preocupación que poco se ha decidido y realizado en materia de planificación y prevención en relación a esos riesgos, que se presentan como cada vez más reales, y encontrándonos ya a las puertas de la época de mayores lluvias. En especial no advertimos acciones específicas de ordenamiento y mejoramiento ambiental del Río de los Sauces, colector natural de los principales cursos de agua del valle, cuyo buen funcionamiento ecológico –y esto lo enfatizamos fuertemente- es fundamental para evitar o mitigar los efectos perjudiciales que puedan tener las crecientes, controladas o no.

Es por eso que queremos hacer llegar una vez más ese mismo requerimiento a la población en general y a los responsables políticos en particular, con la esperanza de que se logre conciencia y se tomen urgentemente las medidas necesarias. Urgencia que, por supuesto, no debe tornarse en la improvisación de las intervenciones apresuradas, que terminan destruyendo el sistema fluvial y acarreando así consecuencias aún peores que las que se quieren remediar. Vale esta aclaración en función de lo que está sucediendo en la región de Sierras Chicas, donde la Provincia lamentablemente parece atrasar décadas en técnicas de remediación fluvial, usando maquinaria pesada y gastando millones para transformar la complejidad ecosistémica de ríos y arroyos en simples y feos canales, en un intento de mostrarse eficiente luego del abandono y mala gestión de los recursos hídricos en que ha incurrido durante años.

Los Ríos No Son Un Problema… Su Abandono, SÍ.

Creciente 2

Los desastres son humanos

Es parte de la dinámica natural del clima la existencia de ciclos con pocas precipitaciones y de otros más húmedos, como el que estamos transitando ahora en el centro-norte de Argentina, con lluvias abundantes que han sido, en general, un beneficio esperado por muchos años, con ríos y arroyos caudalosos y lagos repletos. Pero también tenemos que lamentar en ciertos lugares desastres con grandes pérdidas materiales y de vidas humanas, como consecuencia de crecientes e inundaciones importantes que han afectado a poblaciones enteras.

Sin embargo, queda cada vez más claro que no se puede llamar “naturales” a esas catástrofes, ni tampoco considerarlas “imprevisibles” o “inevitables”, si se las analiza a la luz de otros casos similares registrados en la historia y de los conocimientos sobre esta problemática que hace más de 15 años están disponibles, que se han incrementado con nuevos aportes y se han difundido ampliamente y que, además, pueden explicar las verdaderas causas de esos fenómenos y contribuir a evitar o mitigar sus efectos. Las graves inundaciones sufridas este verano por las localidades de la zona de Sierras Chicas, del este y sur provincial y por grandes sectores de la ciudad de Córdoba, así como también en otras provincias vecinas, muestran que algo no se está haciendo bien en ese sentido. Su recurrencia en el tiempo y el aumento de la gravedad de las consecuencias lo confirman contundentemente.

Ante esta clara realidad, es inconcebible que desde el gobierno provincial aún no se haya comenzado a planificar de una manera sustentable los cambios en el uso de la tierra y la gestión de los recursos hídricos, teniendo en cuenta todo ese conocimiento que vienen aportando los mismos entes oficiales, universidades, científicos y distintos profesionales y asociaciones relacionados con la materia. Y lo mismo puede decirse de las municipalidades, que pocas veces toman a los ríos y arroyos como una parte fundamental de sus territorios y no asumen su responsabilidad de incluirlos y cuidarlos, sino que usualmente los reducen a sitios marginales, con basurales clandestinos, descarga de contaminantes, extracción ilegal de áridos y otras actividades irregulares, degradando sus ecosistemas y transformándolos en focos de enfermedades y espacios de alto riesgo ante los cambios en el caudal. Todo eso sumado a los incendios y a la deforestación brutal de las cuencas y riberas, causa de graves desequilibrios en los sistemas ecológicos serranos y en el ciclo hidrológico, y relacionado directamente con una ley de bosques que legisladores cordobeses aprobaron con modificaciones a la medida de los grandes productores y de los desarrolladores inmobiliarios.

En Traslasierra, PRE-VENIR antes que sea tarde

En el valle de Traslasierra, desde el año 2010, PRE-VENIR ONG lleva a cabo el Proyecto “Revalorización Integral del Río de los Sauces”, con el objetivo general de recuperar ambientalmente el último tramo de ese curso de agua, debido a su importancia central ecológica, económica y social para todos los pueblos que están en sus cercanías: Las Tapias, Sauce Arriba, Villa Dolores, Villa Sarmiento y San Pedro. Décadas de evidente abandono y degradación ambiental hicieron que la tarea encarada por PRE-VENIR ONG -una asociación civil pequeña, con pocos recursos materiales aunque con mucho compromiso y gran participación de los vecinos en cada acción- sea inmensa. Como primera medida, cerca de 10 kilómetros de río fueron limpiados exhaustivamente en dos etapas (2010-2011), extrayendo toneladas de basura, acondicionando el cauce y las márgenes y realizando una intervención cuidadosa sobre la vegetación existente. Si bien la Provincia, luego de intensas gestiones de nuestra ONG, colaboró en la segunda etapa con una parte de las tareas, está aún pendiente desde el año 2012 una tercera etapa, comprometida por el titular de Recursos Hídricos, en un sector problemático del río donde la ausencia del estado provincial y de los municipios ha determinado una realidad ambiental y social desastrosa.

Hoy, cuando muchos pueblos de Córdoba apenas están saliendo de la catástrofe que les tocó sufrir y a pocos kilómetros de nuestro valle, en el norte de San Luis, también pudimos ver los efectos de lluvias torrenciales sobre las poblaciones establecidas a orillas de los ríos, se muestra con más fuerza la profunda importancia de conservar los ambientes naturales como el mejor reaseguro ante esos fenómenos extremos. En este contexto, Traslasierra ha sido afortunada y no tuvo que lamentar daños de consideración, pero tenemos que decir que no se debió a una organización preventiva y a un respeto del sistema ecológico del que los ríos forman parte, sino principalmente a una casualidad: la ausencia de eventos hidrometeorológicos extraordinarios en la región. ¿Qué pasará cuando suceda lo contrario –porque es perfectamente posible que así sea- en Traslasierra? ¿Es razonable sólo esperar que la buena suerte no nos abandone?…

Los esfuerzos de PRE-VENIR ONG tuvieron un resultado positivo concreto en ese sentido. La gran cantidad de basura extraída, el ordenamiento del cauce afectado por extracción de áridos y por acumulación de sedimentos y la intervención regulada sobre la vegetación contribuyeron en gran medida a que las crecientes del Río de los Sauces en su cuenca baja no fueran un grave problema. También ha sido un gran paso de nuestra ONG la inserción en la conciencia ciudadana de la necesidad de proteger ese ecosistema fluvial a través de figuras de conservación, como la de Reserva Natural, que además permita planificar y ordenar su gestión de manera sustentable.

Pero, si bien es bueno y necesario que los vecinos intervengan activamente en estos problemas que nos afectan a todos, son los gobiernos los responsables primeros de proteger a través de políticas reales y eficientes los recursos naturales y los ecosistemas, con acciones que tengan en cuenta su funcionamiento y su estructura como base para evitar o minimizar los riesgos. Como se dijo, está a disposición desde hace mucho tiempo todo el conocimiento necesario para aplicar medidas de este tipo, que por otra parte ya fueron propuestas y solicitadas en innumerables ocasiones por diferentes actores sociales. Y es por eso mismo, porque es innegable que las causas son ambientales y bien conocidas por los responsables políticos, que surge la verdadera pregunta que debemos hacerles y hacernos: ¿cuánto peor hubiera sido la catástrofe si los ecosistemas actuales se encontraran en peores condiciones aún? Y también, inevitablemente, ¿qué pasará en un futuro cercano si los mismos ecosistemas siguen destruyéndose?… 

Creciente3
Responsabilidad con la Naturaleza

Ante esta trágica realidad manifestada durante las últimas semanas en nuestra provincia, en provincias vecinas y en todo el centro de Argentina, con pérdidas materiales y de vidas totalmente evitables, producidas por crecientes e inundaciones claramente previsibles, y como organización que ha trabajado y sigue haciéndolo por la conservación de los ecosistemas del Río de los Sauces como la forma más completa y segura -entre otros muchos beneficios- de reducir el grado de vulnerabilidad de los sitios que podrían ser afectados por cambios normales o extraordinarios en el caudal del río, EXIGIMOS:

  1. A los organismos pertinentes provinciales,

  1. el control exhaustivo y la prohibición de desmontes y cualquier otro tipo de intervención en el bosque nativo en las riberas y zonas aledañas del Río de los Sauces,

  2. ordenamiento, control y prohibición de la extracción de áridos en el cauce por parte de empresas y particulares,

  3. prohibición de la práctica de actividades deportivas que afecten a los ambientes naturales (rally, cuatriciclos, enduro) y de cualquier obra o actividad, pública y privada, que signifique cambios en el uso de suelo, o de toda otra intervención en el río, sea en sectores con agua permanente o cauces secos.

  4. determinación de Líneas de Ribera considerando la estructura y el funcionamiento integral del río como un ecosistema y medidas necesarias para crear nuevas Áreas Naturales Protegidas, especialmente en las cuencas hídricas, y apoyo concreto a las iniciativas conservacionistas municipales o de asociaciones civiles.

  1. A las municipalidades y comunas,

  1. realización e implementación de Ordenamientos Territoriales, con base en principios ecológicos, participación ciudadana y de carácter vinculante.

  2. organización y puesta en funcionamiento efectivo de un Comité de Cuenca, que incluya a todas las localidades de la cuenca del Río de los Sauces y a través del cual se pueda coordinar acciones de conservación y restauración de los ecosistemas que son indispensables para su buen funcionamiento. Además, que sirva para estudiar, proponer soluciones y regular el grave problema de la urbanización en el Valle.

  3. incorporación del Río de los Sauces y su ambiente como una parte central e indispensable de los pueblos, revirtiendo el abandono y la degradación en que se encuentra a través de políticas específicas de conservación (Reserva Natural Urbana).

  4. respaldo efectivo a los proyectos relacionados con el mejoramiento ambiental del río, originados y desarrollados por los vecinos y/o instituciones civiles.

  5. organización de Defensa Civil teniendo en cuenta las características de la región en cuanto a zonas inundables y de riesgo, con preparación para mantenimiento y conservación de cauces.

  6. elevación de la jerarquía de las áreas de ambiente municipales, que les permitan trabajar con mayor independencia y capacidad de gestión, y equilibrar poder de criterios con respecto a otras áreas en las decisiones del ejecutivo en distintos tipos de obras y actividades.