El ferente de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) estará en Traslasierra
Javier Scheibengraf brindará taller de agricultura orgánica en Villa de Las Rosas




Los días 28 y 29 de julio, el Ing. Agr. Javier Scheibengraf estará brindando un Taller de Agri-bio-cultura en Villa de Las Rosas, Traslasierra, dirigido a productores agropecuarios y familias que posean huertas. En el taller aprenderán técnicas y métodos para producir más y mejores alimentos sobre suelos vivos y sanos. Se planteará el diseño de la finca y la técnica para producir caseramente los propios insumos: fertilizantes, antihongos, activadores del suelo y controladores de insectos.

Javier Scheibengraf, es Ing. Agrónomo y Coordinador Técnico de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT – organización que reúne a 7.200 familias en todo el país). Se ha especializado en producción agro-ecológica intensiva y técnicas de alta productividad en sistemas locales de fertilidad creciente.

– Cómo pasaste de la ortodoxia profesional a esta interacción con el suelo y las bacterias?

Comencé a vincularme con los suelos vivos y las bacterias profesionalmente en el año 2014 en Buenos Aires, con un colega cubano que trajo su experiencia. También viaje a Cuba y conocí allí experiencias productivas muy impactantes en cuanto al desarrollo del control biológico de plagas.
En mi experiencia como ingeniero agrónomo siempre trabajé en el desarrollo rural de áreas desfavorecidas, trabajé con productores cabriteros de la región del Chaco Americano principalmente (San Luis, Córdoba, Salta, La Rioja) y luego en el desarrollo de políticas públicas del sector como Coordinador Nacional del Programa Social Agropecuario, Coordinador de Transferencia de tecnología de Apropiación Colectiva del INTI, Director de Emergencias Agropecuarias.

– Quienes han sido tus referentes en este nuevo camino?

En primer lugar los campesinos organizados de Argentina, Brasil y Bolivia, porque conocí y trabajé en fincas agroecológicas que me inculcaron saberes agronómicos ancestrales o propio de sus culturas. Estas experiencias me permitieron conocer la cultura campesina, la lucha por la tierra y el territorio y por lo tanto la defensa de los bienes naturales, el agua, las semillas y el suelo. En segundo lugar los colegas con quienes intercambiamos experiencias, saberes e inquietudes.

– Como has logrado instalar estos conceptos en la práctica productiva, donde hay presión por resultados rápidos?

Se desarrolló una interlocución válida entre un ingeniero agrónomo que deseaba en forma de producir por fuera del paradigma industrial hegemónico y productores con disponibilidad y voluntad para hacerlo.
El arraigo de estos saberes entre los productores fue muy rápido porque el efecto de la aplicación de bioinsumos produce resultados contundentes y veloces tanto en el control de plagas, el enriquecimiento de los suelos y el desarrollo de las plantas. Y además, los bioinsumos son prácticamente gratuitos ya que pueden elaborarse en gran parte con insumos que se encuentran en los mismos campos.

– Qué diferencias productivas y nutricional existe entre el sistema hortícola convencional y este?

El sistema convencional tiene una producción máxima promedio de 9 kg por m2/año, mientras que nuestro promedio en sistemas sanos arroja 12 kg de verdura por m2/año; es una estimación difícil ya que involucra muchos cultivos. Las diferencias nutricionales a favor de la agricultura orgánica son muy notables.

– Además de mayor productividad, se puede hablar de menores costos de producción?

Efectivamente, la disminución de los costos directos de producción son del 40% según hablemos de cultivos de hoja de ciclo corto o hasta el 80% en cultivos de y este ahorro es creciente, ya que el suelo conforme se va regenerando empieza a producir con mayor autonomía, incluso con menos abono.

Para el agricultor convencional, los “bichitos” resultan perjudiciales. Cómo se introduce el concepto opuesto de que las bacterias son esenciales?

Hongos y bacterias viven en suelos sanos. Es más, mientras más sano es el suelo, mayor cantidad tiene de microorganismos. Lo que no muchos saben es que para que esos restos puedan ser aprovechados por el suelo y las plantas, deben ser atacados por hongos y bacterias.

Las bacterias deben ser cultivadas para revitalizar los suelos y aumentar la velocidad de los ciclos de los nutrientes, ya que en la agricultura sacamos muchos nutrientes y a gran velocidad.

Se necesita un periodo de transición entre el sistema productivo actual y este?

No se requiere periodo de transición, se puede comenzar en cualquier momento, idealmente conviene empezar desde la preparación del suelo para asegurarnos una buena fertilidad del cultivo en el arranque.

Con respecto al agotamiento del suelo ¿Cómo opera eso en este contexto de Agri-Bio-Cultura?

La agricultura orgánica o biológica, basa su funcionamiento en el paradigma del SUELO VIVO, esto significa que se imita el funcionamiento del suelo natural, que se enriquece con mayor diversidad y cantidad de microorganismos, minerales y materia orgánica, para potenciar su funcionamiento y evitar el empobrecimiento.

– Ante la propuesta de producir los propios insumos (fertilizantes, controladores de insectos, etc.), el productor necesita conocimientos tecnológicos previos ?

No, para nada. La información que se brinda en el curso es suficiente, fácil y apropiable, para que cualquier pequeño productor ponga en marcha su propia producción de insumos.

– El consumidor valora la diferencia entre la verdura convencional y la biológica?

La demanda de estos productos es creciente y sostenida. Remite a la verdura que hacían los abuelos. Se buscan para la niñez o la vejez, para deportistas y todas aquellas personas que comienzan a concientizarse sobre la importancia de dietas saludables y sobre los problemas de la contaminación ambiental, producto del uso indiscriminado y no controlado de químicos.

– Las hortalizas orgánicas estimulan un modelo de comercialización más directo y con menos intermediación?

Exactamente, este valor diferente abre posibilidades de comercialización. Aparecen ferias y ventas directas que permiten rápidamente a mucha gente integrarse al sistema a través de la comercialización de verduras.

– Con este taller el productor queda suficientemente capacitado para implementar los cambios en su finca?

Sí, y en forma inmediata, ya que el curso permite aprender/haciendo. De esta manera se fijan mejor los conocimientos y se evacuan las dudas. Además les damos el apoyo a través de cartillas técnicas impresas.